Vendido

Extraordinaria Virgen sentada con el Niño, piedra tallada, Nuestra Señora de los frutos.

VENDIDO el 01/10/2012 por:

550,00 €

Estado: Normal (con señales de uso normal)

TSeleccion
Extraordinaria Virgen sentada con el Niño, piedra tallada, Nuestra Señora de los frutos. (Arte - Arte Religioso - Escultura)

Extraordinaria Virgen sentada con el Niño, piedra tallada, Nuestra Señora de los frutos.

 Solsona (Lleida) Corona de Cataluña - Aragón, La Virgen con el Niño en sus brazos. calidad escultórica extraordinaria. Con clara influencia del renacimiento catalano.aragones, pero tal vez la obra de un escultor francés o castellano, instalado en Cataluña cercano a  la obra de Juan de Juni, La piedra, típica del solsones, presentae desgaste, pues se trata de una figura de exterior, de timpano o portada. Es una imagen de arte culto , anatomía clásica , y admirable obra de la escultura. Unos detalles iconográficos, como se explica más adelante, casi exclusivos del maestro tallista, una gran parte de la descripción iconográfica de la obra, se corresponde con la de  la Virgen de los frutos de Tudela de Duero, con las diferencias obvias, ya que esta última es una escultura de madera.

Iconografía:. Este es un caso excepcional en la iconografía mariana,  ofrece al  niño una variedad de frutas. Esta iconografía fue en la devoción popular tradicionalmente conocida como la Dama de los frutos. Sin embargo, es común que ofrece una fruta única de un niño, por lo general una pera, es más típica de la iconografía de San Diego de Alcalá ofrecer  abundantes frutos. Sin duda, es un claro símbolo de la fertilidad. Este simbolismo se relaciona fuertemente con la tradición popular, en una región predominantemente agrícola, uno de los pocos casos conocidos es la Virgen FRUTAS Juan de Juni, ubicada en Tudela de Duero. El cabello ondulado  detrás de las orejas permite  la contemplación y apreciación de todo el rostro. Sobre la frente se ve una joya, característica utilizada en varias ocasiones por Juan de Juni. Era una práctica común la introducción de la joyería durante el siglo XV, perdida  a partir del Renacimiento, con Juan de Juni como único representante que esté interesado en este aspecto. coEn este caso, es una joya redonda rodeada por un anillo de perlas. Siempre elige la colocación en la parte delantera de la cara, en este caso colocada en el pelo. El niño regordete y cordial con el pelo rizado, delicada actitud pueril, tan bien descrito por el escultor, recoge la fruta con la mano izquierda mientras su mano derecha juega con el pelo de su madre.

La estatua fue retirada de su ubicación original a principios del siglo pasado (cuando, por desgracia, estas cosas eran comunes en España, famosas colecciones de museos como el Museo de Arte de Cataluña como de colecciones privadas como  la de Federico Marés se forman durante la primera mitad del siglo XX, con importantes piezas de piedra desgajadas de su  lugar origen),  Fue acondicionada en una hornacina en el interior de una casa pairal de la misma comarca, donde fue adquirida, por lo que es inédita en el mercado de antigüedades.

Esta es verdaderamente una pieza de museo,  garantizamos que es una estatua original, no una reproducción moderna del siglo XIX.

61 cm de altura