LUCIO MACARIO (LUIS MOLINER LORENTE) : Vitrinas. STI Ediciones / Convenzione dei Minimi, 2016


  • Envío gratis hasta el domingo, 31 de diciembre
  • Items: 1

    Estado: Muy bueno (nuevo o como nuevo, sin señales de uso)


    LUCIO MACARIO (Luis MOLINER LORENTE) : Vitrinas.

    116 p.

    50 ilustraciones del autor.

    STI Ediciones / Convenzione dei Minimi, Zaragoza, 2016

    LIBRO NUEVO. DIRECTAMENTE DE LA EDITORIAL

    Luis Moliner Lorente (Lumpiaque, 1949) se convirtió, con veintipocos años, en una de las promesas de la narrativa aragonesa al ganar el Premio Ciudad de Barbastro de 1974 con la novela Los pelirrojos ángeles de la izquierda. Sin embargo, su siguiente novela (Subterráneo) fue a parar al cubo de la papelera. Él mismo inició a comienzos de los 80 un periplo de casi tres décadas, que lo llevó, como profesor de lengua y literatura española, a Nueva York (donde vivió seis años y se doctoró en Literatura Española con una tesis sobre los poetas Francisco Brines y Antonio Colinas), Lisboa, Madrid, Bruselas y Roma.

    Aparte de sus trabajos de crítica literaria y de pedagogía (Premio Giner de los Ríos y Label Europeo delle), su actividad creadora se concentró en la poesía y en una progresiva aproximación al mundo del arte. Casi una decena de libros y plaquettes, publicados en diferentes ciudades, atestiguan lo primero. la Antología Poesía (1987-1998). Su interés por el Arte se ha visto plasmado, en colaboraciones con algunos artistas, como Santiago Serrano, con quien colaboró en el proyecto La casa. También ha escrito textos para catálogos de exposiciones. En julio de este mismo año 2016 publicó el cuaderno Ocho octavas, con pinturas del también escritor (y paisano, aunque afincado en Barcelona) Lorenzo Ariza.

    En la Introducción a la Antología antes citada nos dice el poeta:

    En el proceso de escritura, doy preponderancia a la escritura por encima del escribidor, para mí sujeto al flujo de la palabra. Es la palabra la que te nombra. Es la obra la que crea su autor, la que lo inviste de experiencia, tal vez la única experiencia válida en la creación de una obra de arte.

    Una poética mínima, decreciente, cuanto más esencial, más plena. Tal vez lo que siempre, aun sin saberlo, he buscado. Mi universo poético cabe en un grano de arroz.

    En este proceso de despojamiento y desaparición del yo, el poeta ha llegado a un punto en que ya su nombre deja de representarle y tiene que recurrir a los heterónimos.

    Vitrinas, el libro que presentamos ahora, es la primera manifestación de Lucio Macario y su albacea Antonio Montal, y ofrece unas peculiaridades que lo hacen insólito. Por una parte, es un libro que responde a “un compromiso con la Historia tan directo hasta el punto de convertirse en el eje que compone y vehicula la trama principal”, eje que no es otro que el insoportable drama de los refugiados que estamos presenciando desde hace ya mucho tiempo. La otra peculiaridad es su doble vertiente, poética y gráfica. El autor invoca como referencias de ésta su primera incursión directa en lo visual a artistas como Duchamp, Beuys o Kiefer. Con una laboriosidad, en absoluto ajena al trabajo alquímico, Lucio Macario ha elaborado sus vitrinas “con el objetivo de poner en contacto elementos materiales para que de su relación surja un impacto semejante al del poema”. El resultado es por igual original y portador de una alta carga emotiva.

    Como una promesa para el futuro nos queda la magna obra narrativa que Lucio Macario estaba ultimando en su apartamento de Via della Vetrina cuando le sorprendió la ¿muerte?, y que de nuevo Antonio Montal (crítico apócrifo empeñado en sacar a la luz la obra narrativa de seis autores a los que llama LOS INVISIBLES) se está encargando de preparar para la imprenta. Se trata de la trilogía Adenda a los discursos practicables, en torno a un pintor apócrifo aragonés que recibe en Roma la visita del pintor y teórico zaragozano Jusepe Martínez.



Echa un vistazo a los últimos lotes por los que has mostrado interés