GRAN PLATO ETAPA DE DECADENCIA DE REFLEJO METALICO DE MANISES SIGLO XVIII. MOTIVO EL PARDALOT


  • Items: 1

    Estado: Bueno (muy pocas señales de uso)


     

    Plato de tamaño superior a la tónica, de reflejo metálico (dorado), con decoración zoomorfa en el anverso.

    Como motivo principal el denominado "pardalot", gran pájaro fantástico y desproporcionado, cuya cola y alas son matas de clavelinas y el cuerpo flores y surcos de rayas imitando el plumaje, alrededor del motivo central, decoración fitomorfa, cuatro matas de clavelinas, tallos con flores y geométrica, puntos, líneas entrecruzadas a modo de cruces, estrellas y flores.

    Como orla lleva un remedo de puntilla que deriva de los diseños cultos de Alcora, conocido como uñas.

    El reverso esmaltado sin decoración.

     

    Producción valenciana de la segunda mitad del siglo XVIII, perteneciente a la etapa denominada "de decadencia", calificación dada tanto por el agotamiento artístico, que conlleva la repetición de los diseños decorativos, que se reducen casi a la mata de clavelinas, que recuerda al clavel clásico de iznik y al pardalot motivo popular e irreal, pasando a ser utilizada mayoritariamente por las clases medias, aunque mantiene un cierto mercado nobiliario, una faceta más de la decadencia sufrida por el Reino de Valencia, debido al desplazamiento del centro del poder de la Corona de Aragon a la de Castilla, así como técnico, paredes más gruesas y pesadas, platos de grandes tamaños, 35cm. de tónica con acabados más descuidados como marcas de atifles más evidentes y la decoración del reflejo más cobriza, como resultado de la disminución de plata en la composición del esmalte, dado su elevado coste, sustituyéndose por cobre.

     

    Procedencia:

    Manises.

    Serie:

    Etapa de decadencia. Motivo el pardalot.

    Epoca:

    1.750-1.800.

    Medidas aproximadas:

    Diámetro 40,5-41,0cm., Alto 10,4-11,0cm., Base 10,5cm.

    Estado de conservación:

    Magnífico estado de conservación, a pesar de dos desportillados y bordes ligeramente desgastados por el paso del tiempo, no presenta pelos ni ninguna restauración.

     

     



Echa un vistazo a los últimos lotes por los que has mostrado interés