Admite ofertas

JOSE PEREZ GIL. PEREZGIL (1918-1998). LA GOLECHA. MONÓVAR /1973). SANGUINA/PAPEL


Número de items: 1

Estado del lote: Normal (con señales de uso normal)

 

DIBUJO A SANGUINA DEL PRESTIGIOSO PINTOR PEREZGIL TITULADO LA GOLECHA FECHADO EN 1973

MEDIDAS 27 X 37 CMS. SIN VALORAR EL MARCO.

José Pérez Gil (1918-1998)- A la temprana edad de ocho años, el joven pintor y su familia deben abandonar su tierra natal, Caudete, para marchar a Alicante.  Se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios, donde mostró sus grandes dotes desde el inicio. Así comenzó a pintar sus primeras obras serias y obtuvo diversos galardones al presentarse a concursos de arte para jóvenes. De hecho, su primer premio lo obtuvo en una de estas exposiciones por su obra “Atardecer en la Condomina”. Desde entonces ya mostraba su peculiar gusto por los paisajes. La primera exposición de la edad adulta del pintor se celebró en el año 1936 y fue todo un éxito por parte de la crítica y los pintores de la época. Ese mismo año daba comienzo en España la Guerra Civil que mantuvo en vilo a la población durante algunos años. En aquellos años de carencias Pérez Gil se vio obligado a buscar el sustento pintando murales y pasquines de propaganda bélica para la CNT. Algunos de sus retratos más reconocidos surgieron durante aquella Guerra Civil en la que el poco tiempo libre lo dedicaba a dejar fluir su arte.

 

Cuando la Guerra finalizó se vio obligado a realizar rótulos y dibujos publicitarios para poder vivir en un tiempo tan convulso de recuperación económica por el que pasaba España. En aquel entonces comenzó a interesarse por la creación de carteles que reflejaran las Hogueras de San Juan, las fiestas populares de su segunda tierra, Alicante. De hecho en el año 1941 se llevó el primer premio en el tradicional concurso de carteles de las hogueras.

La Diputación Provincial de Alicante becó a José Pérez Gil para que pudiera terminar de formarse en pintura y así fue como ingresó en la Escuela Central de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. En la capital supo aprovechar el tiempo muchísimo y conoció a otros artistas de la época con los que pudo compartir consejos e inquietudes. De esta forma las tertulias artísticas del café Pombo se convirtieron en toda una necesidad para el pintor.

A partir de estos años y ya con una técnica más personal y depurada, José Pérez Gil comienza a realizar diferentes exposiciones de arte que son realmente alabadas por la crítica, haciéndole poseedor de un buen número de premios artísticos de incalculable valor.

En 1949 Pérez Gil regresa a Alicante tras su periplo por la capital y se convierte en el Director de la Nueva Escuela Profesional de Bellas Artes. Compagina su trabajo en la escuela con la creación incesante de distintas obras. Los bodegones, los retratos y, como no, los paisajes son su modo de expresar el arte que fluye por sus venas.

Durante estos años viaja a Suiza, a París y a Italia, lugares en los que aprenden técnicas distintas que le forman más aún, si cabe, como pintor de vanguardia. Es muy importante mencionar que en el año 1959 fue nombrado Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, el mismo centro que le vio formarse como uno de los pintores más aclamados de su época.

Entre los premios más importantes de su vida artística podemos destacar la Medalla Especial Princesa Sofía en el año 1968 y la Medalla de Honor del Salón de Otoño en Madrid en el 78.

 

 

 

 

 

 

avatar GARLEY
Desde 13/08/2004
España (Valencia)
Vendedor registrado como particular.