MANUEL GOMEZ BAEZA (Alicante, 1911 - 1986) DIBUJO A LAPIZ FIRMADO. COMPOSICION CON PERSONAJES


10 fotos MANUEL GOMEZ BAEZA (ALICANTE, 1911 - 1986) DIBUJO A LAPIZ FIRMADO. COMPOSICION CON PERSONAJES (Arte - Dibujos - Contemporáneos siglo XX)

  • ¡20% de descuento! Antes 500,00 €
    Próximo domingo último día
  • Items: 1

    Estado: Algún defecto


    Firmado en la parte inferior (Baeza)

    Obra enmarcada

    El estado de la obra se puede ver, no es de los mas bueno que digamos... ya que presenta algunos cortes en algun borde con restos de cinta adhesiva y en la parte inferior, unos signos de óxido por el transcurso de los años, aparte de algunas arrugas

    Medidas de la obra: 44 x 30 cm.  

    Medidas del marco: 62 x 48 cm. 

    ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

    BIOGRAFIA DEL ARTISTA

    Descendiente de orfebres, él mismo trabajó antes de cumplir veinte años en el taller de su padre, sin embargo pronto lo abandona para dedicarse al dibujo e ilustración, y más tarde a la pintura junto con la cerámica, vidriera y mosaico. Conoce al pintor alicantino Emilio Varela y su estilo le impacta.

    La Exposición de 1951 en la Galería Biosca de Madrid le brinda la oportunidad de ser seleccionado por Eugenio d’Ors para el VIII Salón de los Once, que organizaba anualmente la Academia Breve de Crítica de Arte. En 1953 marcha a París becado por el Instituto Francés de Madrid, y allí entra en contacto con la obra de los grandes pintores contemporáneos. A su regreso se relaciona con los artistas de la llamada escuela de Madrid, y asiste al Primer Congreso de Arte Abstracto en Santander. Participa en la Bienal de Venecia (1954) y en la Exposición de Arte Sacro en Londres. En 1957 colabora con el arquitecto Fernández del Amo realizando vidrieras y mosaicos para las iglesias de los poblados del INC, El Realengo y San Isidro de Albatera, de Alicante. A partir de ahí, el color adquiere relevancia, y las formas se estilizan en líneas y arabescos próximos a la abstracción. En la década de los sesenta multiplica sus exposiciones y asistencias a los cursos de la Universidad de Menéndez y Pelayo, en Santander. Realiza en Alicante un monumental mosaico de 700 m2 para el hotel Gran Sol (1968). Acude a la X Bienal de São Paulo (1969). En 1971, la Diputación de Alicante publica una monografía “Baeza” en la que aparecen, entre otros, textos de E. d’Ors, J. Camón Aznar, M. Sánchez Camargo, J. Hierro y C. Areán. Reaviva el interés artístico del público alicantino exponiendo conjuntamente con pintores de la escuela de Madrid en los años 1977 y 1980 en la Galería Rembrandt, y en 1981 en la Caja de Ahorros de Burgos. Sin renunciar al dibujo Las Fábulas de Polifemo y Galatea (1978), su pintura de los años ochenta, pese a seguir siendo en último término figurativa, muestra unas calidades matéricas y de abstracción gráfica con marcada inclinación hacia fondos evanescentes y magicistas, combinando forma y color con refinamiento. Trató la pintura mural, el óleo sobre lienzo, la acuarela y el gouache, y cultivó con acierto gran variedad de géneros: el retrato, Oscar Esplá (1952-1953); la figura, Niña con molineta (1954); el paisaje, Playa con sillas (1975-1980); las flores, Florero (1960-1965); el bodegón, Bodegón y crepúsculo (1980-1982).

    Recibió a lo largo de su carrera artística muchos e importantes premios y distinciones. El último se lo otorgó el Ayuntamiento de Alicante al ser nombrado Hijo Predilecto, en 1981.