ENCUENTRO. PABLO SERRANO (REPLICA ESCULTURA GIGANTE GENERAL MOTORS FIGUERUELAS, FIRMADA Y NUMERADA)


25 fotos ENCUENTRO. PABLO SERRANO (REPLICA ESCULTURA GIGANTE GENERAL MOTORS FIGUERUELAS, FIRMADA Y NUMERADA) (Arte - Escultura - Bronce)

  • Items: 1

    Estado: Muy Bueno (nuevo o como nuevo, sin señales de uso)


    ENCUENTRO, PABLO SERRANO. ESCULTURA EN BRONCE, REPLICA REDUCIDA DE UNA TIRADA LIMITADA Y NUMERADA SOBRE SU GIGANTESCA OBRA INSTALADA EN GENERAL MOTORS DE FIGUERUELAS. FIRMADA Y NUMERADA (NÚMERO 17) SOBRE UNA TIRADA DE 25 EJEMPLARES. MONTADA SOBRE UNA PEANA METALICA. PESA UNOS 8 KILOS.MEDIDAS: 23,5 CM x 13 CM. VER FOTOS Y EXPLICACIÓN DE LA OBRA. PIEZA EXCEPCIONAL.

    A la entrada de la factoría OPEL ESPAÑA, encontramos la obra "Encuentro" realizada por el genial escultor Pablo Serrano en 1982 . La obra se compone de dos grandes bloques geométrico encajados realizados en acero inoxidable por encargo de la empresa General Motors- El encargo le llega en la navidad de 1981 por la empresa General Motors España que le pide una pieza monumental para su factoría de Figueruelas, con cargo al porcentaje cultural correspondiente a las obras de ordenación y urbanización de los terrenos controlados por el Instituto Nacional de Urbanismo. La empresa le encarga primero la realización de unas ruedas de engranaje o elemento similar pero el escultor presenta un proyecto que era una adaptación de un proyecto sobre "Manos" realizado en 1975. La pieza se inaugura el 5 de noviembre de 1982.

    El “encuentro” de la comarca con la escultura de Pablo Serrano. La escultura de Pablo Serrano titulada Encuentro (1982), localizada en Figueruelas, es, sin duda alguna, el monumento público contemporáneo más importante de toda la comarca de la Ribera Alta. El interés de este monumento reside en dos aspectos fundamentales. En primer lugar, la indiscutible categoría de su autor, Pablo Serrano, el mejor escultor aragonés de la segunda mitad del siglo XX. Por otra parte, el tema conmemorativo, que hace referencia al acontecimiento que revolucionó la vida económica de Aragón, en general, y la comarca, en particular, esto es, el establecimiento en Figueruelas de la empresa Opel, dependiente de General Motors. Desde 1982 el nombre de Figueruelas, una pequeña localidad situada a 28 km de la capital aragonesa, está asociado a la fabricación de esta potente multinacional. En cierta medida y desde una perspectiva histórica, el monumento trasciende su significado original. Tanto por el lugar que ocupa Pablo Serrano en la Historia del Arte en Aragón, como por el liderazgo de la empresa Opel en la economía de esta Comunidad Autónoma, podemos afirmar que en esta obra confluyen dos de los protagonistas principales de la modernización de Aragón.

    La escultura Encuentro fue realizada en 1982, en el polígono industrial de Figueruelas, como bienvenida de los aragoneses a General Motors, multinacional del automóvil, cuya implantación en esta tierra supuso un necesario avance hacia la industrialización de la comarca y la creación de miles de puestos de trabajo, directos eindirectos. El motivo que elige Pablo Serrano para articular su obra y representar este encuentro fue un gran apretón de manos: dos manos monumentales que se saludan.

    La escultura, tanto en el fondo como en la forma, se ajusta perfectamente al encargo de dejar para la posteridad este acontecimiento histórico. Pablo Serrano (Crivillén, Teruel, 1908-Madrid, 1985) desarrolló una brillante trayectoria artística en España desde 1955, tras su larga estancia en Uruguay desde 1935, dentro de una corriente vanguardista informalista, pero manteniendo siempre un estilo propio caracterizado por la investigación, el expresionismo y un discurso repleto de humanismo y ética. En Encuentro hallamos un concepto muy diferente del mundo laboral. La modernidad, la industrialización y el desarrollo económico han sido representados en esta escultura desde la amistad, el entendimiento y la esperanza en un futuro mejor. Pablo Serrano, tres años antes de su muerte, en una etapa final caracterizada por el éxito, los premios y reconocimientos, supo plasmar plásticamente el impulso de este gran proyecto industrial, en el que Opel y Aragón sellan un pacto y adquieren un compromiso. Las manos entrecruzadas, símbolo de acuerdo en el mundo de los negocios, refuerzan este concepto. La escultura se orienta en su planteamiento hacia lo futurista e industrial. El material empleado es un acero brillante y reluciente. El tratamiento de las manos está sometido a una profunda geometrización, que produce un aspecto de fuerza y solidez. Pablo Serrano podía haber escogido un motivo abstracto para dar la bienvenida a Opel, o bien haber hecho una referencia al mundo del motor y el automóvil. Sin embargo, el hecho de que centrara el monumento en dos manos entrecruzadas nos remite directamente hacia el gran mensaje de su obra artística: el tema de la comunicación y la necesidad de la búsqueda del otro. Encuentro nos transmite, desde hace más de 20 años, el espíritu de concordia que siempre debe guiar nuestro camino. En tiempos de crisis y tensiones, el mensaje de Pablo Serrano, a través de su escultura, adquiere una mayor significación.

     


spf66

(218)
España (Madrid)
Antigüedad: 18/02/2005

  Añadir a favoritos