Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información AQUÍ

Benjamín Palencia (Albacete 1894-Mad80) grabado 1956 en 50x34 poema firma Luis Rosales (Granada10)


9 fotos BENJAMÍN PALENCIA (ALBACETE 1894-MAD80) GRABADO 1956 EN 50X34 POEMA FIRMA LUIS ROSALES (GRANADA10) (Arte - Grabados - Contemporáneos siglo XX)

  • Items: 1

    Estado: Bueno (muy pocas señales de uso)


    Benjamín Palencia (Albacete 1894-Mad80) grabado 1956 en 50x34 poema firma Luis Rosales (Granada10)

    Benjamín Palencia (Albacete 1894-Madrid 1980)  grabado 1956 papel 50x34 con poema de Luis Rosales, Firmados los dos a lápiz y numerado Col I, de una edición de /100 y  110 ejemplares en total.

    Se titula: Castilla

    En perfecto estado, por decir algo tiene una marca de cele en el centro del papel pero enmarcandolo como con dos ventanas, una para el texto y otra para el grabado quedará muy bonito.

    A diferencia de lo habitual, en esta ocasión, es el escritor quien pone texto a lo que ve y no el pintor quien interpreta lo leído y firman a mano los dos. 

    MIRA TODOS MIS ARTICULOS Y PAGA UN SOLO GASTOS DE ENVIO.

    PAGO: INGRESO EN CUENTA, transferencia, giro, Pay-Pal para operaciones internacionales.

    EN MADRID SE PUEDE ENTREGAR EN MANO SIN GASTOS.

    LOS GASTOS DE MANIPULACION Y ENVIO CERTIFICADO POR CUENTA DEL COMPRADOR SERÁN DE 5 EUROS NACIONAL Y 10e UNION EUROPEA. América 16 e aunque hay que consultar antes el coste del envío. Gracias.

    Benjamín Palencia (Barrax, Albacete, 7 de julio de 1894-Madrid, 16 de enero de 1980) fue un pintor español, fundador de la Escuela de Vallecas junto al escultor Alberto Sánchez. En el amplio conjunto de su obra sobresale quizá la poética del paisaje castellano definida por la generación del 98.​

    Nacido en el seno de una humilde familia, noveno de once hermanos. Su padre era probablemente zapatero. Vivió en Barrax hasta que en aproximadamente 1909, con 15 años, se trasladó a Madrid acompañando a sus padres. Aquí conoció a Rafael Gómez Egóñez, rico y culto ingeniero de caminos que durante muchos años sería su tutor y protector. En la capital de España, asiste a clases de Elías Tormo y copia a Velázquez y El Greco en el Prado, y en 1917 participa en una exposición para jóvenes artistas donde un ilustre visitante, Juan Ramón Jiménez, se interesa por él; este encuentro dará ocasión a posteriores colaboraciones entre ambos. En ese periodo frecuenta la Residencia de Estudiantes donde conoce a Francisco Bores y a Salvador Dalí con los que acude a la Academia Libre fundada por Julio Moisés.

    Con el escultor toledano Alberto, participante, como él, en la Exposición de la Sociedad de Artistas Ibéricos en el Palacio del Retiro de Madrid, pondrían en marcha hacia 1929, lo que después se denominaría la primera Escuela de Vallecas.​

    En 1925 pasó brevemente por París, donde comparte estudio con Pancho Cossio y hace amistad con otros artistas del círculo de Bores, como José Mari Uzelai y Manuel Ángeles Ortiz. A su regreso pasa una temporada en Alicante y Altea. En 1928 expone la obra de ese periodo en el Palacio de Bibliotecas y Museos de la capital española, con el apoyo y respaldo de Rafael Alberti y José Bergamín. A pesar de las protestas de parte de los visitantes en esa primera muestra, Palencia vuelve a exponer en el mismo lugar dos años después, en el otoño de 1930. En 1932, comienza a colaborar en La Barraca de Federico García Lorca, realizando la escenografía y los figurines para su montaje de "La vida es sueño", de Calderón.

    En 1932 hizo su tercera muestra individual en el mencionado Palacio de Bibliotecas y Museos. Un año después, su exposición en la galería parisina de Pierre Loeb despierta la admiración de Braque y Picasso y, al parecer, le da la ocasión de conocer al 'estado mayor' del surrealismo francés: André Breton, Louis Aragon, y Benjamin Péret. En 1933 colabora con el Grupo de Arte Constructivo reunido por el uruguayo Joaquín Torres García, y participa en la exposición que organizan en el Ateneo de Madrid ese mismo año. Al año siguiente, sus reflexiones sobre pintura italiana fueron publicadas en la revista de Bergamín Cruz y Raya.​

    Durante la Guerra Civil, Palencia se refugia en su estudio madrileño y en la pintura de paisajes, abandonando progresivamente la experimentación. Tras la contienda, reunió durante tres años a algunos antiguos seguidores y un puñado de estudiantes de la San Fernando, Álvaro Delgado Ramos, Carlos Pascual de Lara, Gregorio del Olmo, Enrique Núñez Castelo y Francisco San José, entre otros, en lo que el propio Palencia bautizó como El Convivio y que luego sería conocido como la segunda Escuela de Vallecas, embrión de la Escuela de Madrid.​

    Su necesidad de silencio y soledad le llevó, a partir de 1941 a pasar los veranos en el pueblo de Serafín, su criado, Villafranca de la Sierra, en la provincia de Ávila. Allí, en una vaguada frente a las eras,​ acabó construyéndose, en 1953, un chalet diseñado por su amigo Luis Felipe Vivanco. Al año siguiente fallece su querido tío Rafael, que, en un último gesto de mecenazgo, declara al pintor heredero de sus bienes. Muerto su "guía vital",7​ Serafín asumió ese papel, hasta su muerte en 1969, en que será su hermana, Salomé Palencia, quien cuide del pintor.

    Desde 1942, los veranos en Villafranca se completaron con los otoños e inviernos en su piso de Altea, localidad levantina que Benjamín conocía desde 19278​ Posteriormente, ya en 1977, abandonó el piso de Altea, trasladando el estudio invernal a su nueva casa de Polop de la Marina.

     

    En 1974 ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y cuatro años después en la catalana de San Jordi. El 10 de noviembre de 1978, en la inauguración del Museo de Albacete (con una importante donación de obras del artista, en total 130), la reina Sofía le comunica la concesión de la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Finalmente, en 1979, lega gran parte de su obra al Museo Español de Arte Contemporáneo. Falleció en Madrid a los 85 años.​ En su memoria testamentaria se contabilizaron 600 óleos y 10 000 dibujos.

     

    Deslumbrado inicialmente por un surrealismo de formas zoomórficas y vegetales (que le acercan a Alberto), guardará en su retina ciertos aspectos del cubismo que resultarán claves en la esquematización de sus paisajes, sin duda lo más representativo de su abundante obra. Si en 1932 se había unido al grupo de arte Constructivo, tras la Guerra Civil practica un realismo austero, que recupera gran parte de la poética del paisaje castellano, y desemboca en el llamado fauvismo ibérico que le convertiría en uno de los pupilos de Eugenio d'Ors y su Academia Breve.

     

    Otros premios, distinciones y homenajes

     

    1943 Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes.

    1956 'Hijo preclaro y predilecto' de Barrax, su villa natal.

    1958 Gran Cruz del Mérito Civil.

    1961 Medalla de Oro de la provincia de Albacete.

    1963 Hijo predilecto de Albacete.

    1970 Medalla de Oro de la provincia de Ávila.

    Luis Rosales Camacho (Granada, 31 de mayo de 1910-Madrid, 24 de octubre de 1992) fue un poeta y ensayista español de la generación de 1936. Miembro de la Real Academia Española y de la Hispanic Society of America desde 1962, obtuvo el Premio Cervantes en 1982 por el conjunto de su obra literaria.​

     

    Nació en Granada en 1910, en el seno de una familia muy conservadora. Sus inicios en la formación literaria están relacionados con el entorno de artistas de la revista Gallo (aunque él nunca llegara a publicar en ella), cuyos componentes —Enrique Gómez Arboleya, Manuel López Banús, Joaquín Amigo y Federico García Lorca, entre otros—, se convertirán en grandes amigos suyos.​ En 1930, tras un par de publicaciones en la revista vanguardista Granada Gráfica, realiza su primera lectura poética en el Centro Artístico, Literario y Científico de Granada, que fue considerado un éxito —hizo eco la prensa granadina, y a partir de entonces su intervenciones en esta institución fueron numerosas—; meses después, comienza sus estudios de Filosofía y Derecho en la Universidad de Granada.

     

    En 1932 se trasladó a Madrid para continuar sus estudios de Filología, obteniendo el doctorado. Allí comienza su amistad con Pedro Salinas y Jorge Guillén, los cuales lo introducen en Los Cuatro Vientos, considerada como la última revista colectiva del grupo de poetas de la Generación del 27.​ En el segundo número de dicha revista, en abril de 1933, colaboran los grandes intelectuales de la época como Miguel de Unamuno, Benjamín Jarnés, Manuel Altolaguirre, María Zambrano, Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Vivanco, Claudio de la Torre, Vicente Aleixandre, Antonio Marichalar, Jaime Torres Bodet y Rainer María Rilke; y el mismo Rosales publica sus primeros poemas: Égloga del sueño y Oda del ansia.

     

    Continuó su actividad literaria en Cruz y Raya, revista dirigida por José Bergamín. También publica sus versos en Vértice y en Caballo Verde para la Poesía, revista dirigida por Pablo Neruda en la que salían asimismo poemas de otros escritores como Vicente Aleixandre o Miguel Hernández. En la capital de España conoció a los Panero (Juan y Leopoldo) y a Luis Felipe Vivanco, compañeros de la que se denominará después Generación del 36 (o de la Guerra), de la que también forma parte Dionisio Ridruejo, y cuyos ejes comunes, además de su afinidad y camaradería, fueron su catolicismo intimista y su conservadurismo en lo social.

     

    Pablo Neruda sobre Luis Rosales:

     

    ¿Qué decir de Luis Rosales a quien yo conocí naranjo, recién florido en aquellos años treinta, y que ahora es grave poeta, exacto definidor, señor de idiomas? Ahora lo tenemos lleno de frutos, exigente y profundo. Atravesó este mortal antipolítico el momento desgarrador de Andalucía y se ha recuperado en silencio y en palabra. Salud, ¡buen compañero!​

     

    En agosto de 1936, recién iniciada la guerra civil española, Ramón Ruiz Alonso, que era miembro de la CEDA, arresta a Federico García Lorca. El poeta se había refugiado en la casa de los Rosales, creyendo así ponerse a salvo de represalias, ya que en esa familia había destacados miembros falangistas. Luis Rosales no pudo evitar su arresto y posterior ejecución a pesar de la amistad que tenía con Lorca y su posición dentro de la derecha granadina. En ese mismo fatídico año, también fue asesinado Joaquín Amigo, catedrático de filosofía y miembro de los intelectuales creadores de la revista Gallo y muy cercano de ambos. En este caso, Joaquín Amigo fue asesinado por los republicanos, lanzándolo por el Tajo de Ronda,​ mientras estaba destinado en dicha localidad malagueña como catedrático de instituto. Esas dos muertes marcan la vida, tanto personal como literaria, de Rosales, en cuya obra —tanto en Un rostro en cada ola como en su inacabado Nueva York después de muerto, y en otros muchos escritos, tanto poéticos como de ensayo— se reflejan las influencias de ambos amigos.

     

    En 1937 publica en el diario Patria de Granada, el poema «La voz de los muertos», probablemente uno de los más importantes escritos durante la guerra civil, elegía a todas las víctimas de ambos bandos, en el que quedan fuera cualquier expresión de triunfalismo o exaltación.​ A partir de ese mismo año Rosales colabora en la revista falangista Jerarquía.​

     

    Colaboró también en el diario Arriba España​ y en la revista Escorial. Fue secretario de redacción y director de Cuadernos Hispanoamericanos. A partir de 1978 dirigió Nueva Estafeta, revista única en su época por incorporar entre sus colaboraciones obras escritas en las distintas lenguas de España (castellano, catalán, euskera o gallego). Ideológicamente fue evolucionando desde las ideas autoritarias de su juventud hacia posiciones democráticas en su madurez.

     

    A finales de 1949 y comienzos de 1950, participó de la "misión poética"​ con los poetas Antonio Zubiaurre, Leopoldo Panero y el embajador Agustín de Foxá, que recorrió diferentes países iberoamericanos (entre otros Honduras) previo al restablecimiento de relaciones diplomáticas entre estos países y el régimen de Franco.

     

    En 1962 ingresó en la Hispanic Society of America y en la Real Academia Española, aunque no leyó su discurso de ingreso, Pasión y muerte del Conde de Villamediana, hasta 1964.

    Miembro del Consejo Privado del Conde de Barcelona,​ apostó activamente, alentando a las izquierdas y derechas por unirse y apoyar la restauración de la monarquía en España (primero con este y posteriormente con Juan Carlos de Borbón).

    Aunque residía en Madrid desde 1968, pasaba los veranos en Cercedilla, época en la que escribía sus libros de poesía. En 1982 recibió el Premio Cervantes, el galardón literario más importante en lengua castellana.

    En 1970 fue nombrado asesor del director del Instituto de Cultura Hispánica y en 1973, director del Departamento de Actividades Culturales de dicho Instituto.

    Entre 1986 y 1992 colaboró de manera periódica con el diario ABC, bien escribiendo en una columna o publicando en el suplemento semanal Blanco y Negro. Los temas de los escritos en dicho medio eran principalmente la música, la pintura y la literatura. Entre sus aportaciones figuraron «La originalidad de la segunda parte del Quijote», «Un modelo de teatro», «Historia de un soneto» (escrito este en diferentes partes), «El libro de los gorriones», «Rafael Alberti o la libertad poética», «La temporalidad de Antonio Machado», «La hora del cubismo», «La contemplación creadora» (sobre Picasso) y «La herida del cante jondo», entre otros muchos.

    El 28 de octubre de 1988, en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga, pronunció la conferencia Y de pronto, Picasso.

    Falleció a los 82 años el 24 de octubre de 1992 en la antigua clínica Puerta de Hierro de Madrid tras sufrir un embolismo cerebral.


javiermaite_7

(492)
España (Madrid)
Antigüedad: 22/02/2010

  Añadir a favoritos

Informar sobre este lote