Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información AQUÍ

SIGLO XVII. PRETENSIÓN DE QUE SU MAGESTAD MANDE COBRAR OFICIOS CONDE VILLAMEDIANA. FIRMA CUEVA Y SIL


8 fotos SIGLO XVII. PRETENSIÓN DE QUE SU MAGESTAD MANDE COBRAR OFICIOS CONDE VILLAMEDIANA. FIRMA CUEVA Y SIL (Coleccionismo - Documentos - Otros documentos)

  • SIGLO XVII. PRETENSIÓN DE QUE SU MAGESTAD MANDE COBRAR OFICIOS CONDE VILLAMEDIANA. FIRMA CUEVA Y SIL

    SIGLO XVII. PRETENSIÓN DE QUE SU MAGESTAD MANDE COBRAR OFICIOS CONDE VILLAMEDIANA. FIRMA CUEVA Y SIL

    229,50 €


    Finaliza en: 1d 20h 36m 
    30 de noviembre de 2021 22:26:00 CET
    Precio de salida:   229,50 €

    Items: 1

    Estado: Normal (con señales de uso normal)


    POR DON POMPEO DE TASSIS CAVALLERO DEL ABIRO DE ALCANTARA CONTRA LOS SEÑORES FISCALES. SOBRE LA PRETENSION QUE TIENEN, DE QUE SU MAGESTAD MANDE PONER COBRO EN LOS OFICIOS DEL CONDE DE VILLAMEDIANA. CIRCA 16

    FOLIO, 24 PGS. FIRMA MANUSCRITA DEL LICENCIADO FRANCISCO DE LA CUEVA Y SILVA.

    POSIBLEMENTE LA FIRMA DE:

    Cueva y Silva, Francisco de la. Medina del Campo (Valladolid), c. 1550 – Madrid, 14.II.1628 ant. Abogado, dramaturgo y poeta.

    Francisco de la Cueva y Silva nació en Medina del Campo a mediados del siglo xvi, en el seno de una familia aristocrática emparentada con los duques de Alburquerque. Aunque se carece de datos sobre su infancia y juventud, se puede presumir una vida dedicada al estudio en quien ha sido considerado, igual que su hermano Antonio, uno de los mejores juristas de la época. Abogado de personas ilustres como los duques de Osuna, de Lerma y de Uceda o la duquesa de Sessa, participó además en asuntos destacados como la defensa del Patronato de Santa Teresa y se atrevió en la polémica sobre la concepción de la Virgen en obra celebrada por Lope. No fue el único homenaje que recibió, pues, como señala De la Barrera: “La mayor parte de los datos que tenemos acerca de este escritor se reducen a elogios. Pocos habrá que hayan merecido tantos y tan pomposos encomios [...]” en su doble faceta de legista y dramaturgo. Entre sus contemporáneos, Suárez de Figueroa, Cristóbal de Mesa, Lope, Quevedo y Cervantes se refieren a él con entusiasmo.

    Agustín de Rojas le atribuye un puesto eminente en el origen del teatro nacional prelopesco posterior a Lope de Rueda. Hizo, dice, “sus Tratos de Argel, Cervantes. / Hizo el comendador Vega / sus Lauras el Bello Adonis / Don Francisco de la Cueva” (Ressot, 1972: 152). Aparte de esta obra, probablemente escrita hacia 1580 y que no se conserva, es autor de la Farsa del obispo don Gonzalo (antes de 1587), basada en el romancero, cuyo interés se debe a la incorporación en algunas escenas del metro de la tradición en la que se inserta, y de Narciso, tragedia dividida aún en cuatro actos que supone una inusual incursión de la temática pastoril en escena y en la cual, según Kidd, se observan en estado embrionario algunos patrones temáticos que codificará la Comedia Nueva.

    Puede que la irrupción de ésta le llevara a dejar la escritura dramática, pero mantuvo buenas relaciones con Lope de Vega, que lo alabó de manera reiterada y afectuosa.

    Es justamente una carta de Lope la que permite datar con precisión su muerte: “Faltó Don Francisco de la Cueva así a las letras y a los Consejos; insigne varón por cierto y digno de toda alabanza” (De la Barrera, 1890: 637). Al margen de este y otros indicios que conducen a 1628, debe desterrarse la leyenda de su envenenamiento en 1621 por orden del conde-duque (como en De la Barrera, Serrano y Sanz, Simón Díaz), sobre la base de los documentos aportados acerca de la ejecución de la herencia de Antonio de la Cueva y Silva (Pérez Pastor, 1906, II: 138-140).

    A su muerte, Lope le tributa su último elogio en el poema “Medina en cuyo campo solamente”; su sobrina Leonor le dirige el soneto “Éste que ves, que cubre blanca losa” (Serrano y Sanz, 1903-1905: 338); también al túmulo del autor escribe Quevedo, en pago de su amistad, el soneto XVI de la musa Melpómene (1628).

    Se conserva su retrato, en óleo sobre lienzo, en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

     

     



Informar sobre este lote