Abanicos de colección

14 de ago, 2018 por Ignacio del Valle

Abanicos: las memorias del aire

Los abanicos nos acompañan desde los más calurosos días y noches de todos los tiempos. Los hay de materiales humildes, como el papel de seda, pero también con marfiles, nácar, carey o maderas nobles perfumadas.


El abanico agitado alrededor de la cara provoca la vaporización de la humedad del rostro robando calor y fragancia al cuerpo. “Una máquina de Estado” según el romántico novelero Julio Janin: “Se pliega, se le despliega, se le agita o revuelve, se le abaja o se le alza, se sirven de él para mostrar las manos cuando son bellas, para ocultar los dientes feos, para acariciar el seno y suele también ser utilizado para acallar los sobresaltos involuntarios del corazón…”

 

Abanico Fortuny

 

El seductor lenguaje del abanico 

Seguimos con nuestro trasnochado protocolo decimonónico: “Ocasiona el abanico un sinnúmero de mimos, gracias y monerías, así como pasioncillas y rabietas íntimas que sería necesario estudiar. La celosa apoya en el borde del labio estremecido, furioso abanico; la curiosa a través de esta pantalla mira y adivina; la mohína o aburrida por encima de la oreja se rasca, bostezando…”

 

Lenguaje del abanico

 
Egipcios, indios, chinos, fenicios, griegos, romanos, franceses versallescos o valencianos radiantes de mediterráneo, los abanicos han saltado de mano en mano a través de la historia de las civilizaciones.

 

Abanico de nácar

 

Los abanicos son un complemento unisex que dota de estatus a su propietario en función de la calidad de su manufactura. Si hay estudios que afirman que los grandes primates se ríen, no nos extrañemos de que estos primos lejanos también se abaniquen con hojas de plantas cuando aprieta el termómetro.

 

Abanico de caballero

 

Pasión por los abanicos

Es lógico entusiasmarse explorando los miles de lotes de abanicos que refrescarán tu colección. Como regalo, como capricho, como obra de arte para contemplar. Ten siempre un abanico a tu alcance, en especial para lucir en estos días que se avecinan de feria. Clavillo, fuente, baraja, varillas, ribete, calado, mango, guarda pulgar…de todas las partes del abanico puede que sea el país la más espectacular. Esta membrana al estirarse despliega los motivos decorativos más asombrosos.

 

Abanico holandés

 

Abanicos de colección

El mundo de los abanicos es tan complejo que sólo en todocoleccion dispones de más 4.500 referencias de abanicos antiguos y otros 10.000 lotes relacionados con los abanicos de todas las categorías.

 

Abanico de nácar y seda

 

Un accesorio imprescindible que nunca pasa ni pasará de moda, porque conserva, como pocos, las memorias más íntimas del aire. 

Comparte esta publicación si te ha gustado