banquete-boda-antigua

6 de jun, 2019 por Ignacio del Valle

Tradiciones y regalos de boda para el recuerdo

Nos seguimos casando porque nos encanta compartir la felicidad con los seres más cercanos. Regalar recuerdos de boda tan originales como inolvidables es posible con todocoleccion.


Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), durante el primer semestre de 2018 se registraron 69.777 matrimonios en España, un 5,8% menos que en similar período en 2017. La cifra casi coincide con el descenso del 5,7% de nacimientos en el tramo analizado. Nos seguimos casando más en Cantabria, La Rioja y Canarias. Se lo piensan más en Galicia, Madrid y Extremadura. La tradición de pasar por la Iglesia o reincidir en el juzgado o Ayuntamiento es un misterio que solo el corazón y la cartera entienden.

La llegada de los calores veraniegos despierta los instintos fiesteros y los chaparrones de boda. Ya sea por lo civil o lo criminal, en junio se inicia el maratón de tocados y flores en la solapa. Las parejas atribuladas que se enfrentan a la organización de una boda se adentran en un territorio de tradiciones minadas por nuevas costumbres peliculeras. El tarjetón de papel con la leyenda, los señores de tal y tal, se complacen en invitarle al enlace matrimonial de sus hijos… ha dado paso a una logística de congreso profesional en la que se conjugan las aplicaciones informáticas, desparrames de solteros, actuaciones musicales y planificadores de boda cronometradas hasta al amanecer.

 

Firmar en una boda

 

De las listas a los listos de boda

Cada generación tiene sus necesidades. Es frecuente que antes de anillarse la pareja haya convivido un tiempo para probar las compatibilidades de caracteres y enseres. Con este rodaje previo a formalizar su nueva comunidad de bienes, los contrayentes llegan al nidito de amor con el ajuar e intendencia elemental. Las listas de bodas tradicionales de cristalerías, vajillas y “con esa mala leche un juego de café…”, toda la liturgia se reduce a un número de cuenta corriente donde ingresar a escote el viaje a la otra punta de la discusión. También hay listas de ardides donde los invitados creen que han obsequiado una cosa y los contrayentes han elegido otra.

 

Fotografía oficial boda antigua

 

Muchas flores y templetes

A los que se nos intuye el pelo de la dehesa, toda boda que se precie debe de contar con generoso comercio y bebercio. Los ibéricos estamos casi genéticamente diseñados para asaltar canapés y barras libres, aflojarnos la corbata con las primeras notas del pasodoble “Paquito el Chocolatero” y, por supuesto, engancharnos a la primera conga que pase delante de la mesa bajo la airada mirada de los amargados de turno.

Tradiciones como la granizada de arroz a la salida del esposamiento, en algunas localidades se sustituye por peladillas de las gordas, o pétalos de flores que quedan mejor en Instagram. Estos desvaríos con el lametón de sable al cortar la tarta, cortes de corbata del novio, recaudación exprés de sobres directos la caja de puros de colección, discursos del abuelo, curas golosos y ridículo máximo del tío crápula y beodo lujuriando a las mocitas en edad de merecer algo mejor.

 

Recuerdo de Boda

 

Más que tradiciones, son estampas para el recuerdo, dado que estas imágenes atestiguadas con fotos y vídeos deparan traumas familiares y agravios casi tan molestos como la mesa de los niños que se aburren hasta que un descerebrado les traumatiza con un sorbito de cava. Los templetes floridos y sí quieros de aires californianos con la estética de pamela, taconazo para ellas y ternos con reloj de bolsillo y chistera a imitación de lo que se estila en las revistas couché, se ha popularizado desde los tiempos de Lauren Postigo y sus casamientos de pega. Desde el “si me queréis irse” de “la Faraona” Lola Flores, las bodas son otra cosa.

Algo nuevo, antiguo, prestado y azul

Lo de vestir las novias de blanco poco tiene que ver con coches rocieros con yeguas inmaculadas acarreando virgos de copla. En 1840 la Reina Victoria se casó de blanco. Ya que no todas las esposas y esposos pueden vivir como una reina, por lo menos pueden parecerlo por un día. Como amuletos, más por tradición que superstición se recomienda a la novia de cualquier edad y edición de nupcias celebrar su boda con algo nuevo para invocar a la suerte y el futuro. Algo antiguo, un broche, joya, encaje en honor a la tradición. Algo prestado que simboliza la solidaridad y alegría de compartir. Incluir un detalle azul zafiro es otra norma que viene de tiempos hebreos para estimular la fidelidad.

 

Vestido de novia vintage

Regala recuerdos

Nada como una antigüedad o un objeto de colección vintage que imprima un poco de carácter al hogar recién pintado. Cuberterías, cristalerías, salseras y jarrones vintage, cuadros, libros, colecciones discos, el regalo más original y con más sentimiento, el obsequio más chic, está en todocoleccion, donde viven los mejores recuerdos de boda.

Comparte esta publicación si te ha gustado