Colección botellas de cerveza.

4 de ago, 2023 por Adrián Cortés

Botellas de cerveza de colección

Como cada primer viernes de agosto, celebramos el Día Internacional de la Cerveza recordando las botellas más curiosas y deseadas por los coleccionistas. ¡Refresca tu memoria!


Reina indiscutible de barras de bares, festivales y orillas de chiringuitos, la cerveza nos acompaña en celebraciones y desconexiones, tanto para comer, cenar o tapear como para cerrar una dura jornada laboral. En primera línea del frigorífico, siempre operativas al llegar a casa, las botellas de cerveza se han convertido, entre tanto, en preciadas joyas de colección.

Desde que en 2007 un grupo de amigos de California decidiese homenajear a la bebida que tanto nos viene refrescando desde tiempos pretéritos, el primer viernes de agosto se celebra el Día Internacional de la Cerveza. Un tributo que poco a poco va arraigándose entre cerveceros de todo el mundo, que -a decir verdad- necesitaban grandes excusas para celebrar dicha efeméride.

 

Botellas de cerveza Estrella Damm.

 

Cerveza, el origen

Para encontrar el origen de la cerveza en Europa, tendríamos que remontarnos a 3000 años antes de Cristo, de cuando datan los primeros vestigios de producción de cerveza en Barcelona. Más allá de su carácter embriagador y refrescante de hoy, la cerveza se popularizó como garante de la salud al protegerte de las bacterias que contaminaban el agua en la Edad Media con la fermentación de la cebada.

El coleccionismo de botellas de cerveza es un romance con el tiempo y la tradición. Cada botella cuenta una historia, desde la elaboración artesanal en pequeñas cervecerías locales hasta las grandes multinacionales que han dejado su huella en la cultura popular. Además de los aromas a malta y lúpulo, cada botella lleva consigo un pedazo de la pasión de los cerveceros y la alegría de quienes la compartieron.

 

Botella de cerveza Cruz del Campo 1907.

 

Botellas de cerveza de colección

San Miguel, Mahou, Heineken, Alcázar, Tropical, Victoria… En el catálogo de todocoleccion, podemos encontrar miles de botellas emblemáticas erigidas en iconos de nuestra sociedad. Desde la botella de litro de La Cruz del Campo de 1907 con número de serie, antiguas Estrella Damm a la de El Laurel de Baco del s. XIX, cuya fábrica de Madrid fue derribada en los 60.

Los cerveceros también recordarán botellas míticas como las de Moritz serigrafiadas, la serie especial de África Star o Norte; además de la colección histórica de La Alhambra o Estrella de Galicia. Según Orientaprecios, hasta 850€ pagó un coleccionista por una lata de Three Horses Beer Madagascar. La singularidad tiene un valor incalculable.

 

Lata de cerveza Three Horses Beer Madagascar.

 

Brindis de recuerdos

El aroma inconfundible de la cerveza nos transporta a tardes perezosas de verano, cuando el sol se funde con el horizonte y los amigos se reúnen en patios y terrazas. Esos momentos de camaradería y risas, mientras las botellas se alzan en un brindis a la amistad y la vida, quedan grabados en la memoria de manera indeleble. Cada sorbo se convierte en un paso más en el baile etéreo de conversaciones y confidencias.

En un mundo que avanza implacablemente hacia lo efímero, el coleccionismo de las botellas de cerveza nos recuerda la importancia de detenernos y apreciar lo auténtico. De algún modo, estas botellas son testigos silenciosas de nuestra historia, compañeras de este apasionante viaje que es la vida.

Comparte esta publicación si te ha gustado