Daniel Sánchez Chokero con su padre en la Feria de Coleccionismo de Atarfe

15 de may, 2024 por Firma invitada

Cromos de fútbol: ganando prestigio

Daniel Jiménez Sánchez argumenta el auge de la pasión por los cromos de fútbol. Una cultura de coleccionismo muy popular que está adquiriendo prestigio y brindando satisfacciones.


Era esperable que el coleccionismo deportivo – y en especial el coleccionismo de cromos de fútbol – repuntase tarde o temprano en nuestro país. La explicación de este fenómeno se encuentra en la profunda tradición futbolística que tenemos, en que nuestra liga sea una de las más destacadas del panorama del fútbol mundial, y en que el cromo es un producto que ha formado parte de la infancia de casi todos nosotros.

Coleccionismo deportivo

El coleccionismo de cromos de fútbol, a diferencia de lo que piensa la mayoría social, no es una cosa de niños. Es cierto que, en las colecciones anuales que se editan en España, prácticamente monopolizadas por la editorial Panini desde 2001, sigue habiendo un gran porcentaje de público infantil. Pero en el coleccionismo de cromos antiguos y en el coleccionismo deportivo general el público es fundamentalmente adulto. Para acceder a él hace falta una fuente constante de ingresos, no abundantísima, pero sí constante. Es cierto que hay colecciones y formas de coleccionar más asequibles: no es lo mismo reunir cromos difíciles de los años setenta, que ponerte a montar temporadas de la última década. Pero siempre, sea lo que sea que colecciones, el gasto económico está presente, y eso es difícilmente abordable por un niño o por un adolescente, por mucho que tenga interés.

 

Cromo de Messi

 

Un coleccionismo centenario

Desde hace unos años el sector ha venido notando un aumento constante en su actividad. Cada año, se suman nuevos coleccionistas y nuevos vendedores, tanto particulares, como profesionales, como es mi caso. Hay quien ve este repunte dentro del mundillo como algo negativo. Yo discrepo. Para empezar, no creo que esto forme parte de una moda pasajera: los cromos de fútbol se llevan coleccionando desde hace más de un siglo, no al nivel de hoy, pero siempre ha habido colecciones de cromos, y cada año se coleccionan más. El mundo del cromo de fútbol está sufriendo un cambio radical, porque vamos camino de la profesionalización del sector, nos guste más o menos. Hay parcelas del coleccionismo que ya lo consiguieron hace tiempo, como la numismática, la filatelia, los libros, el mercado del arte, el juguete antiguo y muchos otros. Cuando alguien tiene monedas o sellos antiguos en casa piensa instantáneamente en el posible valor económico del lote, piensa que pueda valer algo y lo trata con respeto. Desgraciadamente, con los cromos de fútbol no ha pasado así, nunca han sido valorados, aunque ahora parece que la situación se está revirtiendo. Seguimos encontrando álbumes y cromos que se van a la basura cada año, seguimos encontrando lotes valiosísimos en plantas de reciclaje, en rastros y mercadillos de toda España.

Valores culturales

Sigue causando estupefacción, incredulidad y rechazo entre los ajenos a este mundo explicar que hay cromos que se venden en cifras cercanas a una nómina de un trabajador medio. Ante esto, uno se plantea: ¿por qué coleccionar juguetes, muñecas antiguas, sellos o cuadros es respetable, y coleccionar cromos no? ¿Por qué no nos escandalizamos cuando todas las semanas se venden piezas de colección por decenas de miles de euros en las casas de subastas, y nos parece inaudito que alguien pague cientos de euros por un álbum de cromos antiguo? ¿Qué tiene una moneda o un sello, que no tenga un cromo? Al final, todos estos objetos son piezas de colección, que son transmisores valiosos de parte de nuestra cultura. En el caso de los cromos de fútbol, de la historia y cultura futbolístico-deportiva de nuestro país. Y que cada día más gente quiera formar parte de ese movimiento no es algo, a mi juicio, para nada negativo, sino todo lo contrario.

 

Tacos de cromos de futbol de coleccion

 

Los cromos de fútbol, un hobby en expansión

todocoleccion se ha convertido en el portal de internet en el que más cromos de fútbol se venden a nivel nacional, y se ha abierto también a una perspectiva internacional, porque no son pocos los extranjeros que buscan los cromos de nuestra liga. Solo en la citada web hay más de tres millones de anuncios subidos que refieren a cromos de fútbol, y cada día se realizan centenares de transacciones de compra, venta e intercambio. El cromo resulta atractivo por su relativa asequibilidad, por su facilidad para ser almacenado y porque representan gráficamente a personas mediáticas: los futbolistas profesionales. Dentro del mercado del coleccionismo general, el cromo de fútbol se adapta al bolsillo de la mayoría de potenciales coleccionistas: no todos los cromos valen tres o cuatro cifras, ni mucho menos. Me atrevo a decir que el 95% de los cromos de fútbol editados no llega al euro de valor de mercado. Un cromo de fútbol viene a pesar entre uno y dos gramos, y su almacenamiento resulta muy sencillo en comparación con otro tipo de coleccionismo de papel (salvo que tengas cantidades industriales guardadas, como nos pasa a algunos). También tiene que ver el hecho de que representen a personas físicas y reales, futbolistas de primer nivel conocidos por todos. Por eso, lo que sucede en los terrenos de juego también afecta al coleccionismo de cromos de fútbol, produciendo fluctuaciones en el mercado. No es casualidad que los cromos de los mejores jugadores del mundo, como Leo Messi o Cristiano Ronaldo, sean de los más codiciados por los coleccionistas. No obstante, esto también está sujeto a movimientos especulatorios – permítanme la expresión – algo absurdos, como el último caso relacionado con las ventas de cromos de Rubiales, del que se hicieron eco las noticias de diversos medios de comunicación, generando cierto revuelo. Tras su imputación judicial, hubo gente que trató de vender sus cromos editados en primera división a precios estratosféricos, por supuesto, sin éxito.

 

Cromo de futbol femenino jugadora Alexa Putellas

 

En los últimos años también ha repuntado – ya era hora – el coleccionismo deportivo orientado al fútbol femenino. El mundial conquistado este último verano por nuestra selección ha provocado el aumento considerable de ventas de los cromos de la liga femenina. La asignatura pendiente reside en las mujeres coleccionistas, ya que continúa habiendo muy pocas. Pero como todo, confío plenamente en que más temprano que tarde acabarán incorporándose.

En definitiva, creo firmemente en que los cromos de fútbol estarán presentes en nuestras vidas por muchos años más. Como he dicho antes, pienso que no forma parte de una moda pasajera, y el tiempo nos dará la razón. Quedan muchas generaciones de coleccionistas por disfrutar de esta afición. El partido no ha hecho más que comenzar.

Daniel Jiménez Sánchez 

CHOKERO CROMOS CKC

Comparte esta publicación si te ha gustado