Postal Recuerdo de Barcelona año 1898

26 de jun, 2024 por Firma invitada

Las tarjetas postales de vacaciones

Ramón Plà Marco Presidente del Cercle Cartòfil de Catalunya nos recuerda el origen y la importancia de la tarjeta postal como souvenir de las vacaciones por excelencia.


Damos la bienvenida al verano coleccionista. Nos esperan interesantes destinos vacacionales. Ramón Plà Marco, Presidente del Cercle Cartòfil de Catalunya, en calidad de firma invitada en 'Colecciona Recuerdos' nos explica el origen de la tarjeta postal, su relación con las artes gráficas, la fotografía y su vinculación con el turismo, además de compartir bellas estampas de su colección particular.

El turismo impulsor de la fabricación de tarjetas postales

Nos vamos de vacaciones. Todos con nuestro teléfono-ordenador-cámara fotográfica.

En nuestro destino haremos fotos de los lugares visitados. Monumentos,  iglesias, catedrales, paisajes y todo aquello que consideremos bello para conservar y compartir. Nosotros saldremos en la foto, claro, y a continuación la mandaremos a familiares y amigos. Queremos que disfruten y que sepan que hemos viajado. Les gustará y, seguramente, Les dará un poco de envidia. Esta práctica no siempre ha sido así. Hace más de un siglo, cuando solo había unas pocas cámaras de fotos, en manos de la gente más pudiente, esa función la cubrían las tarjetas postales.

 

Postal Recuerdo de Granada

 

Souvenir de finales del s. XIX

Las primeras postales ilustradas comenzaron a circular a finales del s. XIX. Se considera que el litógrafo Franz Borich fue uno de sus padres. Viajeros de toda Europa con alto poder adquisitivo visitaban los balnearios suizos y querían enviar imágenes de los bellos paisajes alpinos. Borich convenció a los fotógrafos a que plasmaran imágenes de esos parajes pintorescos. Comenzaron a editarse millares de tarjetas que circularon por todo el mundo, con mensajes cortos. Al imprimirse en grandes cantidades facilitó también su adquisición por un público amplio y variado.

Esos viajeros que descubrieron el clima y encantos de nuestras Islas Canarias demandaron imágenes para enviar. Se imprimían en Suiza y Francia con mejores técnicas de impresión. Los primeros editores eran los propietarios de estos establecimientos.

También grandes acontecimientos como la Exposición Universal de París y las que le siguieron en todo el mundo lo estimularon.

 

Tarjeta Postal Souvenir Exposición Universal de Paris año 1900

 

Razones para comprar y enviar tarjetas postales

A finales del s. XIX se puso de moda la narración de viajes en libros y revistas. En nuestro país y durante los primeros años del s. XX proliferaron multitud de bellas imágenes impresas en esas cartulinas fabricadas para circular a través de Correos.

Modernizadas nuestras técnicas de impresión, los editores de tarjetas postales no han parado de proporcionarnos imágenes, primero en blanco y negro. Después en color. 

Tras el boom turístico, las tarjetas están en casi todas las tiendas, hoteles y establecimientos de las ciudades y pueblos visitados.

 

Postal antigua recuerdo de Granada José Gómez Litógrafo

 

Ahora ya no es práctica muy habitual comprar una de ellas, escribir texto y dirección y pegarle un sello para enviarla. Nos es más cómodo hacer la foto con el móvil y mandarla.

Los coleccionistas de postales, también los buenos fotógrafos, defendemos la compra y el envío de postales del lugar. ¿Por qué?, pues porque la imagen ha sido tomada por un profesional, con una buena cámara fotográfica. Ha buscado el mejor encuadre, la mejor posición para que haya buena luz. Ha captado las imágenes más significativas de aquel monumento, de aquel paisaje. Contienen también imágenes de las fiestas locales, costumbres, personajes, acontecimientos. Vale la pena comprarla para guardarla o mandarla.

 

Postal fotográfica embarque crucero turístico principios S XX

 

Aunque todos somos muy buenos manejando el móvil, un profesional probablemente nos gana. ¿Y por qué no las dos imágenes?

De vacaciones, de viaje de placer o de trabajo, en nuestros desplazamientos, no lo dudemos: compremos y mandemos tarjetas postales.

Ramón Plà Marco

Presidente del Cercle Cartòfil de Catalunya

Comparte esta publicación si te ha gustado