Videoconsola MSX 2 Canon V-20 con joystick y gamepad.

15 de ene, 2024 por Adrián Cortés

MSX, estandarización de recuerdos

MSX surge en los 80 en los inicios de la informática y los microordenadores, como estándar que definió toda época y dio vida a videojuegos con sagas que todavía perduran.


Tras una Navidad en la que miles de niños abrían sus regalos con la emoción de encontrar la PS5 o la XBOX de última generación, muchos padres aún recuerdan la caja del MSX, alucinando con el tacto del teclado, los nervios para montarlo y conectarlo a la primera televisión a color que empezaban a entrar en las casas de la época… ¡Estábamos ante un ordenador!

Eran otros tiempos, los inicios de la informática fueron un frenesí de estímulos novedosos para toda una generación que descubría vertiginosamente un universo nuevo del que a día de hoy no se le atisba fin y que, además, ha ido coleccionando recuerdos como los MSX.

 

Cartucho de MSX de Star Wars Droids en el Planeta Ingo, Walther Miller

 

MSX, estándar para ordenadores 

En 1980, Kazuhiko Nishi, vicedirector de Microsoft, que también ejercía como director de la empresa ASCII Corporation, analizó que los diferentes microordenadores que habían ido surgiendo en EEUU y Europa eran totalmente incompatibles entre sí, no podían aprovechar el software desarrollado, ni compartir hardware, ampliaciones de memoria o periféricos. Lo que para los occidentales era una ventaja competitiva, para este japonés era un sinsentido.

Inspirado por el éxito del VHS, Nishi pensó en definir un estándar al que pudiese sumarse cualquier empresa interesada en fabricar microordenadores compatibles con los de otros fabricantes, que fuese beneficioso tanto para los usuarios como para las empresas. Para ello, los dispositivos debían construirse con componentes genéricos y contar con un software homogéneo.

 

Cartucho de MSX Metal Gear original.

 

Cuna de videojuegos

En España, MSX era la tercera opción de los usuarios tras Sinclair y Amstrad. En Japón, estos microordenadores ocuparon una posición privilegiada durante la década de los 80 y parte de los 90, principalmente como videoconsola gracias a la gran cantidad de software desarrollado por empresas como Konami, ASCII, Sony o Taito.

Desde su creación en los 80, hemos podido disfrutar de tres generaciones de microordenadores de 8 bits (MSX1, MSX2 y MSX 2+) y con uno de 16 bits (MSX TurboR). El estándar MSX cuenta con juegos míticos con sagas que continúan a día de hoy como Ys II: Ancient Ys vanished, que recuerda al The Legend of Zelda; o Metal Gear, una de las más longevas y de reconocida calidad de la industria, con su cénit en Metal Gear 2: Solid Snake, probablemente el mejor título de todo el catálogo MSX.

 

Videoconsola MSX 2 Panasonic FS.

 

Recuerdos estandarizados

En un mercado incipiente de la informática dominado por otros sistemas como Spectrum o Amstrad, emergió MSX con su amplio abanico de posibilidades ofimáticas y didácticas, gracias a los diversos periféricos que existían, dando a luz un estándar que definió una época crucial para los ordenadores.

Si bien el origen del acrónimo MSX es incierto, sí conocemos la astucia comercial de sus creadores para contentar a todos sus socios y estandarizar los recuerdos de toda una generación que, camino del medio siglo después, todavía disfruta y colecciona los dispositivos y videojuegos originales.

Comparte esta publicación si te ha gustado